Ir al contenido principal

Retomando Proyectos: 3 Acciones para volver a enfocarte

El 2020 se está yendo sin que nos demos cuenta. Ha sido un año duro, que nos trastornó todos los planes y nos dejó por mucho tiempo sin saber qué hacer. ¿Cómo vuelvo ahora a reenfocarme? ¿Cómo retomo los proyectos y metas que dejé de lado? Hoy comparto contigo, como siempre, lo que me está funcionando a mí. 


Photo by bongkarn thanyakij from Pexels

Si estás suscrita a mi newsletter quizás recordarás que decidí hacer un “reset” en Julio. Recomenzar mi año a mitad de año, y quizás volver a plantearme un par de cosas y metas que aún me interesa lograr pese a lo convulso que ha sido el 2020. 


He decidido tomarme mi tiempo e ir con calma y sin prisa, como en todo lo que hago. Y concluí que estas son las tres acciones que debo tomar para poder volver a retomar mis proyectos:


1-Prepararme mental y físicamente

Aunque estoy muy acostumbrada a trabajar desde casa y no me sorprendió tanto hacerlo full time, sí debo confesar que la pandemia me trastornó los horarios. Comencé a irme a dormir más tarde, levantarme más tarde, pasar mucho tiempo en las redes sociales, ver muchas series, no hacer ejercicio y demás. Que no está mal, pues relajarse también es un mecanismo de defensa que usa nuestra mente en situaciones de estrés, pero que definitivamente alteró mi enfoque y la manera en que podía usar mi tiempo de forma más productiva. 


Como no tengo ninguna prisa, me tomé Julio y Agosto para prepararme mentalmente y volver poco a poco a ajustar mi cuerpo a mi rutina normal, pues sé que lo que cambié durante seis meses, no lo iba a volver a cambiar de un día para otro. 


2- Metas cortas

Lo segundo que me planteé fueron metas cortas y alcanzables. En lo que respecta a Fina en la Oficina como proyecto, sólo me planteé 2: Volver a acostarme a las 11:30 pm para poder descansar y generar ideas frescas; y sentarme a escribir el nuevo plan de contenido por el resto del año, ya que el que había escrito a principios del 2020 ya no se ajusta a la realidad que estamos viviendo. 


3- Buscarme un accountability partner o compañer@ de responsabilidad

Esta tercera actividad me tiene muy emocionada pues soy una persona muy organizada y que sabe cómo planear muy bien, pero a veces muy poco disciplinada e incapaz de mantener la constancia. 


Había escuchado el concepto de Accountability Partner gracias a Nathalia Medina y su blog The Key Item. Básicamente es una persona que también tiene un proyecto que le gustaría desarrollar, y entre amb@s discuten periódicamente sus planes, dificultades, logros y estrategias, para poder mantenerse enfocadas y para apoyarse o aconsejarse mutuamente. 


Yo ya tengo la mía y comenzaremos nuestras reuniones la próxima semana. Si te gustaría que hable más del tema y nuestro proceso, déjame un comentario debajo o en mi cuenta de Instagram. 


Y tú, ¿en qué estás trabajando? ¿Qué estás haciendo para avanzar tus metas? Espero que estos consejos te ayuden a tí también a retomar tus proyectos, me encantaría escuchar si los pones en práctica. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cabello corto - 5 cosas que debes considerar antes de cortarlo

¿Te mueres por llevar el cabello corto pero aún no te has atrevido a dar el paso? En este artículo te comparto algunos tips a tomar en cuenta para prepararte y sacarle el mejor partido.  Lo primero que quiero proponerte es este ‘checklist’ para que realmente tomes una decisión consciente y atinada.  1- Conoce tu textura No quieras engañarte a ti misma pretendiendo llevar un corte de cabello que viste en una revista a una chica con un tipo de cabello completamente diferente al tuyo. Busca referencias con propuestas que se asemejen más a tu textura: si tienes el cabello rizo, super lacio, crespo, ondulado, etc.  2- Considera tu estilo de vida y posibilidades Analiza cómo mantendrás el corte que deseas. ¿Necesitas ir al salón todo el tiempo para arreglarlo? ¿Necesitas productos químicos para cambiar tu textura? ¿Te tiñes el cabello? A veces el cabello corto requiere mantenimiento más regularmente, y eso puede implicar más gastos de salón o productos.  3- Elige un profesional especializado

No le pongas tiempo al éxito

Por Yaneris Michel Obviamente la frase no me la inventé yo. La he visto por ahí de muchas maneras distintas. Sin embargo, hoy en día mucha gente parece seguir el mismo modelo de éxito, como si el éxito fuera algo "one size", ¡no lo es! Particularmente las mujeres nos enfocamos (y nos enfrascamos) mucho en el factor tiempo, y en lo que consideramos o considera la sociedad que debe ser el tiempo para hacer las cosas. Terminar la universidad en equis período de tiempo, luego hacer una maestría, casarse, tener los hijos... etcétera. Pero hoy en día a eso también se le suma convertirte en una empresaria/emprendedora/girlboss/influencer/gurú... tú ponle el nombre que te parezca. Crear una marca personal, volverte famosa, reconocida, etc. Demasiadas cosas y expectativas a la vez.  Por cosas de la vida, (gracias a Dios, y no porque yo lo haya querido así), a mí me ha tocado cambiar muchas veces mis "tiempos" y "expectativas". Tanto que la vida

"Puro denim" para el trabajo

  Si como yo eres una chica a la que le encanta usar denim en pantalones, chaquetas, camisas, vestidos...¡Todo! Pero te cohibes de usarlo para trabajar, estos looks te pueden hacer cambiar de opinión.  Vestido jean (denim) La primera pieza que puedes considerar es un vestido jean, pero no uno cualquiera. Pienso que para trabajar, la clave está en que sea uno de un largo adecuado -cerca de las rodillas-, y con mangas. Tampoco debe tener un escote muy pronunciado o ir muy apretado.  Este ejemplo es perfecto. Un vestido con dichas características lo puedes llevar en el trabajo adornado con un cinturón o una pañoleta al cuello.  Denim sobre denim El segundo estilo que puedes considerar es el famoso "denim on denim", que consiste en llevar piezas de jean tanto arriba como abajo. Es una tendencia que nunca pasa de moda, aunque yo lo prefiero para un look de viernes o una ocasión un poco más informal.  Puedes combinarlo con una pieza neutral de por medio, como una camisa blanca. O p