Ir al contenido principal

¿Realmente necesito una agenda?

De seguro estás buscando alternativas para organizarte este nuevo año. Te invito a cambiar la tradicional agenda por un Bullet Journal, una idea que te ayudará a planificar y ejercitar tu creatividad al mismo tiempo. 

Por Yaneris Michel



Las agendas están nuevamente de moda. Yo siempre las he usado, por lo que siempre las he visto disponibles; sin embargo, en los últimos años se han vuelto a convertir en una tendencia, con diseños muy vistosos y propuestas creativas. 



Por ejemplo, hay nuevas marcas en el mercado creando líneas completas que incluyen agenda, cuadernos, estuche, lápices y vaso de café. Una chulería. Son las favoritas de las bloggers, y -no lo voy a negar-, me parecen muy divertidas y llamativas. Sin embargo, comentaba con mi amiga Clayra el otro día que algunas tienen un precio que se aleja de lo que estoy dispuesta a pagar por una agenda, pues al fin y al cabo mi necesidad es puramente práctica. Yo con una libreta de apuntes resuelvo sin problemas. 



Este año, otra alternativa me ha llamado la atención. La descubrí gracias a una de las jóvenes pasantes que trabajan junto a mí, y al parecer no es nada nuevo. Se trata de los “bullet journals”. Una especie de agenda-planificador-tracker-cuaderno de dibujo y todo lo que se te pueda ocurrir. 




Desde que lo vi, dije “eso me gusta”, pues no sólo es una manera de organizar realmente tu día a día, sino que es también una manera de ejercitar la creatividad utilizando colores, dibujos, caligrafía creativa, figuras y todo lo que tu cerebro pueda inventar. 



Ya yo tenía mi libreta lista para el 2018, por lo que posiblemente este no sea el año en que inicie mi primer bullet journal, aunque sí comenzaré a incorporar algunos elementos. 



Si te llama la atención esta idea o simplemente no te interesa pagar RD$1500 (aprox. 30 dólares) por una agenda, he aquí algunos tips que puedes poner en práctica para crear tu propio bullet journal. 




¿Qué necesitas?
Una libreta cuadriculada o rayada, lapiceros, felpas, marcadores, una regla… Cualquiera de tus viejos útiles escolares servirá para estos fines. También puedes mantener cerca una tijera y pegamento, en caso de que te motives a agregar algún collage, recortes de revistas o alguna foto de un recuerdo especial. 



No te limites
Artículos como éste, éste o éste, dan direcciones muy específicas de cómo debe ser un bullet journal y los elementos que debe tener, incluyendo la “visión de futuro”, planificador mensual, planificador anual y tipos de bullets. 


En mi opinión, no tienes por qué suscribirte a seguir un estilo predeterminado. Si te funciona anotar tus tareas en un esquema semanal, hazlo a sí. Si como yo, vas haciendo apuntes día por día, hazlo así. 



Usa lo que te funcione pues la idea es que puedas mantener el ritmo y organizar tus planes de la manera que sea más eficaz para ti, no para otro. 



Usa tu imaginación

Siento que los bullet journals me devuelven al colegio. Al menos a mí me encantaba el colegio (fui un poco nerda). NO te limites a sólo anotar tus tareas, ¡diséñalas! 


Usa colores para resaltar palabras importantes. Encierra los proyectos en figuras geométricas. Crea círculos, tablas, esquemas… ¡todo! Rétate a crear algo diferente en cada página. 




La estética de tu journal ayuda a excitar tu motivación y ejercitar el pensamiento creativo. 

Finalmente, comparto este video que me pareció interesante y fácil de seguir para comenzar tu Bullet Journal:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cabello corto - 5 cosas que debes considerar antes de cortarlo

¿Te mueres por llevar el cabello corto pero aún no te has atrevido a dar el paso? En este artículo te comparto algunos tips a tomar en cuenta para prepararte y sacarle el mejor partido.  Lo primero que quiero proponerte es este ‘checklist’ para que realmente tomes una decisión consciente y atinada.  1- Conoce tu textura No quieras engañarte a ti misma pretendiendo llevar un corte de cabello que viste en una revista a una chica con un tipo de cabello completamente diferente al tuyo. Busca referencias con propuestas que se asemejen más a tu textura: si tienes el cabello rizo, super lacio, crespo, ondulado, etc.  2- Considera tu estilo de vida y posibilidades Analiza cómo mantendrás el corte que deseas. ¿Necesitas ir al salón todo el tiempo para arreglarlo? ¿Necesitas productos químicos para cambiar tu textura? ¿Te tiñes el cabello? A veces el cabello corto requiere mantenimiento más regularmente, y eso puede implicar más gastos de salón o productos.  3- Elige un profesional especializado

No le pongas tiempo al éxito

Por Yaneris Michel Obviamente la frase no me la inventé yo. La he visto por ahí de muchas maneras distintas. Sin embargo, hoy en día mucha gente parece seguir el mismo modelo de éxito, como si el éxito fuera algo "one size", ¡no lo es! Particularmente las mujeres nos enfocamos (y nos enfrascamos) mucho en el factor tiempo, y en lo que consideramos o considera la sociedad que debe ser el tiempo para hacer las cosas. Terminar la universidad en equis período de tiempo, luego hacer una maestría, casarse, tener los hijos... etcétera. Pero hoy en día a eso también se le suma convertirte en una empresaria/emprendedora/girlboss/influencer/gurú... tú ponle el nombre que te parezca. Crear una marca personal, volverte famosa, reconocida, etc. Demasiadas cosas y expectativas a la vez.  Por cosas de la vida, (gracias a Dios, y no porque yo lo haya querido así), a mí me ha tocado cambiar muchas veces mis "tiempos" y "expectativas". Tanto que la vida

"Puro denim" para el trabajo

  Si como yo eres una chica a la que le encanta usar denim en pantalones, chaquetas, camisas, vestidos...¡Todo! Pero te cohibes de usarlo para trabajar, estos looks te pueden hacer cambiar de opinión.  Vestido jean (denim) La primera pieza que puedes considerar es un vestido jean, pero no uno cualquiera. Pienso que para trabajar, la clave está en que sea uno de un largo adecuado -cerca de las rodillas-, y con mangas. Tampoco debe tener un escote muy pronunciado o ir muy apretado.  Este ejemplo es perfecto. Un vestido con dichas características lo puedes llevar en el trabajo adornado con un cinturón o una pañoleta al cuello.  Denim sobre denim El segundo estilo que puedes considerar es el famoso "denim on denim", que consiste en llevar piezas de jean tanto arriba como abajo. Es una tendencia que nunca pasa de moda, aunque yo lo prefiero para un look de viernes o una ocasión un poco más informal.  Puedes combinarlo con una pieza neutral de por medio, como una camisa blanca. O p