Ir al contenido principal

No le pongas tiempo al éxito




Obviamente la frase no me la inventé yo. La he visto por ahí de muchas maneras distintas. Sin embargo, hoy en día mucha gente parece seguir el mismo modelo de éxito, como si el éxito fuera algo "one size", ¡no lo es!

Particularmente las mujeres nos enfocamos (y nos enfrascamos) mucho en el factor tiempo, y en lo que consideramos o considera la sociedad que debe ser el tiempo para hacer las cosas. Terminar la universidad en equis período de tiempo, luego hacer una maestría, casarse, tener los hijos... etcétera. Pero hoy en día a eso también se le suma convertirte en una empresaria/emprendedora/girlboss/influencer/gurú... tú ponle el nombre que te parezca. Crear una marca personal, volverte famosa, reconocida, etc. Demasiadas cosas y expectativas a la vez. 

Por cosas de la vida, (gracias a Dios, y no porque yo lo haya querido así), a mí me ha tocado cambiar muchas veces mis "tiempos" y "expectativas". Tanto que la vida me ha enseñado ha dejar las cosas fluir y cogerlo bien chillin'-como decimos en República Dominicana. 

Fui a la universidad pública, y mientras todos mis amigos del colegio se graduaban de universidades privadas, yo me tardé casi dos años más de carrera estudiando y trabajando a la vez. Luego la maestría. Todo el mundo se estaba yendo a España a hacer su maestría en lo que sea, pero nada de lo que había disponible para becas me llamaba la atención. Así que me tardé un par de años más y esperé hasta que apareció la oportunidad justa, y ¡vaya que fue la ideal y la mejor experiencia!

Allí conocí a mi hoy esposo. Me casé a los 30. Y ahora tengo 31, aún ningún hijo. 

Quizás todo me ha tomado más tiempo del que me había proyectado, pero todo ha sido más que perfecto. Durante todo mi tiempo de estudios universitarios pude trabajar directamente en lo que me apasionaba, casi desde el inicio. Un lujo que no todo el mundo tiene la oportunidad de darse. Eso me ayudó a saber exactamente qué camino quería seguir al momento de buscar hacer mi especialización. 

Además, tuve también de ejemplo a mi madre, quien estaba en la universidad al mismo tiempo que yo haciendo su maestría en Educación Superior. ¡Sí! Después de años de haber estudiado, después que ya sus hijos estaban grandes, después... 

Porque no digo que no te esfuerces por lograr todo lo que quieras, pero es importante vivir el ahora y las oportunidades que llegas sin que estuvieran dentro de tu "planificación". Que no puedas hacer algo ahora, no significa que no lo podrás hacer después. Yo aún tengo muchas metas, muchos sueños y espero también tener mucha vida. 

Tengo la certeza de que seré el tipo de persona que posiblemente estará creando algo nuevo a los 60, a los 65, a los 70...

Porque mi definición de éxito no tiene tiempo fijo. Yo lo tengo muy claro. Mi propia definición implica simplemente hacer lo que me gusta, lo que disfruto, teniendo tiempo suficiente para compartir con las personas que amo, viajar y disfrutar de la vida. 

Si en algún momento no tengo exactamente ese balance, aunque la gente me considerase "exitosa" dudo mucho que la palabra tenga mucho significado para mí. 

Y tú, ¿tienes claro el modelo de éxito ideal para ti? 









Comentarios

  1. Hola, muchas gracias por éste post a la verdad también tenía el concepto como otras chicas que el éxito tiene un mismo patrón para todo mundo, pero cada día más confirmó que no es así y tus palabras me inspiran más cada día, ya que parece como si estuviera perdiendo el rumbo por no llegar al tiempo que otros desean a mis metas. Dios te siga bendiciendo 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena que no me sale tu nombre, pero me alegro muchísimo de que estas palabras te hayan servido. No te dejes presionar. Haz las cosas a tu tiempo para que puedas disfrutar bien el presente y estar abierta a cambios que pueden resultar mejor que tus planes. ¡Gracias por tomarte el tiempo de comentar! :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tips para vencer la dependencia emocional (hacia el trabajo)

Por Yaneris Michel


No sólo porque estamos en el mes del amor y la amistad quería compartir con ustedes este tema. Se me ocurrió porque a lo largo de mi carrera he podido notar que algunas personas no sólo crean dependencia emocional atada a otro ser humano, sino que también muchas desarrollan una dependencia emocional (si se le puede llamar así) de su trabajo. 
Más allá de que el trabajo es necesario para ganar dinero, para aprender, para crecer, para relacionarse con otros, se da el caso también de quienes intentan llenar los vacíos emocionales de su vida refugiándose en trabajar exhaustivamente. Si este es el caso de alguien que conoces, o el tuyo, entonces querida amiga tengo que decirte que no es un hábito saludable. 
Por supuesto, no soy psicóloga ni experta en estos temas ni mucho menos. Así que, como siempre decidí leer algunos artículos para hacerles un resumen de tips que me parecieron importantes resaltar y relacionarlos con la manera en que trabajamos o nos manejamos como prof…

Retomando Proyectos: 3 Acciones para volver a enfocarte

El 2020 se está yendo sin que nos demos cuenta. Ha sido un año duro, que nos trastornó todos los planes y nos dejó por mucho tiempo sin saber qué hacer. ¿Cómo vuelvo ahora a reenfocarme? ¿Cómo retomo los proyectos y metas que dejé de lado? Hoy comparto contigo, como siempre, lo que me está funcionando a mí. 

Si estás suscrita a mi newsletter quizás recordarás que decidí hacer un “reset” en Julio. Recomenzar mi año a mitad de año, y quizás volver a plantearme un par de cosas y metas que aún me interesa lograr pese a lo convulso que ha sido el 2020. 
He decidido tomarme mi tiempo e ir con calma y sin prisa, como en todo lo que hago. Y concluí que estas son las tres acciones que debo tomar para poder volver a retomar mis proyectos:

¡No esperes Enero! 4 pasos para planear mejor tu año desde ya

Todo en la vida es cuestión de ensayo y error. Tengo que admitir que en los últimos años he estado mejorando mis hábitos en cuanto a productividad para lograr más y crear mejores hábitos. 
Recientemente me puse a mirar mi agenda y repasar las metas que me propuse a principios de año. No las tenía olvidadas, pero en ningún momento hice una de esas revisiones de las que hablan los expertos y coaches que saben de alcanzar propósitos. 
Mi conclusión fue que me puse demasiadas metas (10 personales y 10 respecto a Fina en la Oficina como proyecto). De las personales logré cumplir un 50% y de las de Fina, sólo un 10%. 
¿Cuál fue el fallo? No ser realista. Así que para el 2020 decidí no esperar a enero y comenzar mi preparación para tener un mejor año desde ya. Esto es lo que estaré haciendo antes de que el año termine: 
1- Anotar todo a lo que necesito dedicar tiempo
Hace unos meses me di cuenta que uno de mis mayores errores era escribir largas listas de pendientes cada día. Ponía de 5 a 10 cosa…