Ir al contenido principal

¿Cómo trabajar con un accountability partner?

¿Necesitas motivación o hasta cierto empuje para llevar un proyecto adelante? ¿Te sientes estancada pensando cómo dar el próximo paso? Comienza a trabajar con un accountability partner o compañero de responsabilidad para acompañarse en el camino. Aquí te cuento de qué se trata y cómo hacerlo.


Cuando emprendes un proyecto o fijas una meta, es posible que en algún momento llegues a sentirte perdida sin saber cómo continuar, o que pierdas la motivación cuando la rutina te agobie. Por eso trabajar con un accountability partner es una alternativa muy efectiva si estás emprendiendo un proyecto o simplemente si quieres acompañamiento para no rendirte mientras trabajas por una meta. 

¿Qué es un accountability partner?

Una compañera de responsabilidad es alguien con quien te reunirás periódicamente para discutir tus metas a corto y largo plazo, trazar estrategias de cómo lograrlas y compartir herramientas que puedan ayudar a ambas a mejorar su rendimiento o lograr dichas metas. 

Es algo así como trabajar con una coach, pero de carácter más informal, donde existe una relación de apoyo e interés mutuo, y donde el apoyo y la motivación se dan de doble vía. Es decir, ambas se convertirán en coach la una de la otra. 

¿Cómo elegir la tuya?

Ya sabes de qué estoy hablando y quizás estas pensando “es justo lo que necesito en esta etapa de mi proyecto”. Entonces, ¿cómo elegir un accountability partner para ti? Puedes considerar lo siguiente:

No tienen que ser amigas

Tu accountability partner no tiene que ser una persona cercana a ti. De hecho, si no lo es quizás es mejor para que sientas mayor compromiso de no quedar mal. Puede ser una compañera de trabajo, alguien que hayas conocido en una reunión de negocios, una amiga de una amiga que sepas tiene un proyecto, y así por el estilo. Lo importante es que sea alguien con la que sientas buena química como para hablar de trabajo, que tenga las mismas ganas de avanzar que tú y que tenga una visión optimista. 

Sí te recomiendo que sea alguien con un estilo de vida y horarios similares, para que puedan coordinar sus reuniones de manera efectiva. 

Mi accountability partner es una compañera de trabajo ya que tenemos horarios similares, y a veces podemos coordinar las reuniones en la oficina en momentos de poca demanda.

No necesariamente de tu misma área

Tu accountability partner no tiene que ser alguien de la misma industria, ni en la misma área de emprendimiento que tú. Un accountability partner no es un mentor a quien le vas a pedir consejos en base a su experiencia; es simplemente un motivador, una cheerleader que te impulse a seguir y alguien que pueda evaluar objetivamente tus progresos o fracasos. Y tú harás lo mismo por ella. 

¿Cómo trabajar juntas?

Inicialmente quizás necesiten una hora en sus reuniones para definir los detalles de su acuerdo, presentar sus proyectos y lo que quieren lograr. A medida que las reuniones sean más periódicas y ya tengan un ritmo, 20 minutos será suficiente. 

Nosotras nos reuníamos inicialmente cada dos semanas, y ahora cambiaremos a cada tres semanas. Entre todas las cuestiones que revisamos se podían discutir en este tipo de reuniones, estás son las que nos resultan más importantes: 

1.Éxitos

Comenzamos por discutir y apreciar los éxitos, metas logradas o hitos alcanzados. Ej. desde haber lanzado tu primer newsletter hasta haber alcanzado 100 seguidores. 

2. Fracasos

Discutimos las cosas que no funcionaron y las metas que no pudimos alcanzar. Además tratamos de encontrar soluciones de qué podemos hacer para arreglarlo, o de qué otra manera podemos abordar la situación. 

3. ¡Ah ha moments! Y aprendizajes

En este apartado discutimos cosas que descubrimos que no sabíamos, nuevas ideas que nos gustaría implementar, o contenido inspiracional y reflexiones que nos hayan tenido. 

4. Herramientas

Compartimos herramientas nuevas que hayamos descubierto. Quizás alguna app que estemos usando o un seminario o curso online que nos gustaría hacer. 

5. Metas para la próxima reunión

Finalmente tratamos de fijar tres (¡y sólo tres!) metas que nos gustaría lograr en el período hasta la siguiente reunión. Discutimos las acciones que nos hará falta realizar para lograrlas y de esta forma evaluamos si son metas realistas y si necesitamos posponerlas para un plazo mayor. 

Descarga el infographic o agrégalo a tu Pinterest. 

Ya tienes toda la información que necesitas para comenzar a trabajar con tu compañera de responsabilidad. 

Déjame saber en los comentarios si te sirvió este post y cuéntame sobre tu experiencia con esta dinámica. 


Recuerda suscribirte a mi newsletter para recibir tips, recomendaciones y descuentos que te ayuden en tu desarrollo profesional. ¡Suscríbete aquí!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cabello corto - 5 cosas que debes considerar antes de cortarlo

¿Te mueres por llevar el cabello corto pero aún no te has atrevido a dar el paso? En este artículo te comparto algunos tips a tomar en cuenta para prepararte y sacarle el mejor partido.  Lo primero que quiero proponerte es este ‘checklist’ para que realmente tomes una decisión consciente y atinada.  1- Conoce tu textura No quieras engañarte a ti misma pretendiendo llevar un corte de cabello que viste en una revista a una chica con un tipo de cabello completamente diferente al tuyo. Busca referencias con propuestas que se asemejen más a tu textura: si tienes el cabello rizo, super lacio, crespo, ondulado, etc.  2- Considera tu estilo de vida y posibilidades Analiza cómo mantendrás el corte que deseas. ¿Necesitas ir al salón todo el tiempo para arreglarlo? ¿Necesitas productos químicos para cambiar tu textura? ¿Te tiñes el cabello? A veces el cabello corto requiere mantenimiento más regularmente, y eso puede implicar más gastos de salón o productos.  3- Elige un profesional especializado

No le pongas tiempo al éxito

Por Yaneris Michel Obviamente la frase no me la inventé yo. La he visto por ahí de muchas maneras distintas. Sin embargo, hoy en día mucha gente parece seguir el mismo modelo de éxito, como si el éxito fuera algo "one size", ¡no lo es! Particularmente las mujeres nos enfocamos (y nos enfrascamos) mucho en el factor tiempo, y en lo que consideramos o considera la sociedad que debe ser el tiempo para hacer las cosas. Terminar la universidad en equis período de tiempo, luego hacer una maestría, casarse, tener los hijos... etcétera. Pero hoy en día a eso también se le suma convertirte en una empresaria/emprendedora/girlboss/influencer/gurú... tú ponle el nombre que te parezca. Crear una marca personal, volverte famosa, reconocida, etc. Demasiadas cosas y expectativas a la vez.  Por cosas de la vida, (gracias a Dios, y no porque yo lo haya querido así), a mí me ha tocado cambiar muchas veces mis "tiempos" y "expectativas". Tanto que la vida

"Puro denim" para el trabajo

  Si como yo eres una chica a la que le encanta usar denim en pantalones, chaquetas, camisas, vestidos...¡Todo! Pero te cohibes de usarlo para trabajar, estos looks te pueden hacer cambiar de opinión.  Vestido jean (denim) La primera pieza que puedes considerar es un vestido jean, pero no uno cualquiera. Pienso que para trabajar, la clave está en que sea uno de un largo adecuado -cerca de las rodillas-, y con mangas. Tampoco debe tener un escote muy pronunciado o ir muy apretado.  Este ejemplo es perfecto. Un vestido con dichas características lo puedes llevar en el trabajo adornado con un cinturón o una pañoleta al cuello.  Denim sobre denim El segundo estilo que puedes considerar es el famoso "denim on denim", que consiste en llevar piezas de jean tanto arriba como abajo. Es una tendencia que nunca pasa de moda, aunque yo lo prefiero para un look de viernes o una ocasión un poco más informal.  Puedes combinarlo con una pieza neutral de por medio, como una camisa blanca. O p