Ir al contenido principal

Último trimestre: 5 hábitos para acercarte a lograr tus metas



Siempre te pasa lo mismo. Comienzas el año cargada de entusiasmo… ¡este año es! Pero pronto la rutina te arropa y te devuelve a tu zona de confort. ¡No más! Aprovecha este último trimestre para lograr lo que te has propuesto y comenzar nuevos hábitos que fortalezcan tu perseverancia. 

Por Yaneris Michel

Este artículo lo hice para revista Pandora hace unos dos años y me pareció súper útil compartirlo con mis chicas de Fina en la Oficina. 

Quizás no tengas tiempo de lograr todo lo que te has propuesto para el 2018, pero en los últimos tres meses del año aún puedes lograr muchas cosas. Recuerda que una de las mejores frases es "cualquier progreso, es progreso". Sea mucho o poco lo que logres desarrollar en este último trimestre, seguirá siendo un avance y un paso más cerca de lo que estabas ayer. Así que sigue estos consejos y ponte en marcha:

1. Revisa la lista
Antes que nada… ¿dónde está tu lista de metas? Si las anotaste en una pequeña libreta y las guardaste en una gaveta, ese fue tu primer error. “Escribe tus metas en un lugar visible, donde las veas diariamente y te provoquen un sentido de responsabilidad”, dice Carolina Matos Mendieta, experta en desarrollo de proyectos y consultora independiente. “En lo personal, visualizarme logrando mi objetivo me ayuda a darle un giro a cualquier pensamiento negativo y convertirlo en positivo. Además me llena de adrenalina ver cada paso que construyo hasta lograr el objetivo deseado”, añade. 

Revisa tu lista original y selecciona dos o tres metas que sean prioridad para ti. Luego “evalúa tus objetivos y crea un plan estratégico en el que analices tus opciones, beneficios, al igual que las limitaciones”, recomienda Sandra Graves en su libro Reclama tu Grandeza: Manual de Motivación y Coaching

2. Evalúa tus progresos
Analiza conscientemente hasta dónde progresaste y en qué momento te perdiste en el camino y por qué. No te justifiques ni pongas excusas. Concéntrate en lo logrado hasta el momento y no en lo que falta por conseguir. Y entonces construye tu nuevo plan a partir de donde te quedaste. 

“A menudo necesitas retroceder y evaluar esa meta para asegurarte de que es importante todavía. Evalúa tu desempeño. Sé honesta contigo misma y nota dónde pueden mejorar las cosas. También deberías evaluar tus tareas individuales cada día. ¿Estás haciendo todo lo que puedes hacer razonablemente en el curso del día para trabajar en una meta en específico? Si no, adapta tu tarea de modo que hagas tu mejor esfuerzo cada día”, afirma el libro Colección de Hábitos editado por The Blokehead. 

Otra buena sugerencia del mismo libro es mantener un diario en el que registres cuán bien completaste tus tareas y qué podrías haber hecho mejor. “Eso te ayudará a seguir en el camino de lo que necesitas hacer de manera diferente la próxima vez”. 

3. Elige cuáles estás a tiempo de lograr (Prioriza)
Una vez tienes tu lista de frente, pregúntate: ¿Qué metas deseo lograr en los próximos 3 meses? “Ya sean metas personales o profesionales, debes evaluar si realmente es lo que quieres. Si cuando lo escribes se mueve algo dentro de ti, entonces esto es lo que realmente quiere tu corazón” dice Carolina Matos Mendieta, quien además es experta certificada en Empoderamiento y Lean Master. 

Independientemente de si podrás alcanzar del todo dicha meta en corto tiempo o no, enuméralas en orden de prioridad, colocando en el tope la que sea más relevante para ti. Luego realiza una lluvia de ideas para definir cuáles pequeñas tareas puedes realizar en este último trimestre en función de lograr dicha meta a mediano o largo plazo. Entonces tendrás una especie de “submeta” o un punto de referencia que alcanzar. 

Por ejemplo, si tu meta número uno es comprar un carro y no has ahorrado nada en todo el año. Tu “submeta” en los próximos tres meses será ahorrar X cantidad de dinero, o pagar X a cantidad al capital de una deuda pendiente. De modo que el carro sigue siendo tu prioridad, y al final del año estarás un paso más cerca. 

4. Cambia de mentalidad y ponte en marcha
En este punto necesitas recuperar la motivación inicial. Lo primero que debes hacer es meditar por qué estas metas son importantes para ti. Qué valor te aporta como individuo el lograr estas cosas a nivel personal o profesional. Encontrar una motivación más allá del simple valor material de las cosas, te ayudará a desearlas con más fuerza y por ende a impulsarte a seguir luchando por ellas.

“Toma un descanso para pensar la razón por la cual elegiste cada meta y visualízate lográndola. También debes preguntarte cómo te ves en los próximos 5 años”, dice Carolina. Imaginar la persona que quieres llegar a ser y ponerle plazo a cada una de tus aspiraciones es crucial para no perder el norte y escalar nuevos logros cada año. 

“La vida exige que escojas: excusas o resultados. Escoge los resultados. No justifiques tus errores, más bien haz lo necesario para conseguirlos”, dicen Joachim de Posada y Ellen Singer en su libro No te Devores el Marshmallow… ¡Nunca!

No se trata de que te martirices pensando en lo que no has logrado y lo que no has sido capaz de hacer. Al contrario, la idea es que puedas alinear tu mente hacia una actitud positiva y perseverante. Rodéate de gente positiva, lee, escoge tus modelos a seguir y ponte en marcha. “Tú tienes el poder de cambiarte a ti misma, sólo debes de creerlo”, agrega nuestra experta. 

5. Celebra tus logros
Tanto las pequeñas hazañas como las grandes son motivos de celebración. “Cada paso o tarea que logres, táchala y celébrala ya sea comprándote algo pequeño, comiendo aquello que te gusta; una pequeña satisfacción en retribución a tu esfuerzo. Esta técnica te ayudará a mantenerte motivada. 

Espero que estos 5 hábitos te ayuden no sólo a retomar lo que te propusiste este año, sino también a comenzar a planear metas de forma diferente para el 2019. 

Nuestra experta
Carolina Matos Mendieta es ingeniera industrial egresada de INTEC. Además está certificada en certificada en Empoderamiento y Lean Master. Cuenta con más de 10 años de experiencia en manejo de recursos humanos, desarrollo de proyectos y coaching. Puedes contactarla escribiéndole a carolinamatosmendieta@gmail.com 





Comentarios

Entradas populares de este blog

En Traje de Mujer

¿Qué tal si este mes hablamos de trajes? Cuando las mujeres comenzaron a usar pantalones fue toda una revolución. Un momento que rompió las normas establecidas y que también significaba un reclamo por igualdad. 



Con los pantalones también vino la posibilidad de que la mujer se vistiera de traje, traje que significaba “business” o su propio espacio en el mundo de los negocios y la posibilidad de participar no sólo como trabajadora, sino también como líder dentro de las empresas antes dirigidas por hombres. ¡Por eso un traje siempre nos hace sentir poderosas! 
Así que este mes de marzo, Mes de la Mujer, hablamos de trajes femeninos y maneras de usarlo. 
La falda estuvo primero Para la mujer trabajadora, inicialmente la opción era usar trajes con faldas. Sigue siendo una combinación muy femenina que no tienes por qué descartar de tu clóset. 








El traje que prefieras Hoy en día ya no hace falta contar con mucho presupuesto para encontrar el traje perfecto para ti. Todas las tiendas de fast-fashio…

Más allá del negro: Trajes full color

En lugar de apostar a lo seguro, esta semana te invito a mirar más allá de las opciones convencionales y añadir color a tu traje de sastre.

Por Yaneris Michel
Digamos que este post es como una segunda parte de mi post anterior: “En traje de mujer”. Y es que luego de motivarte a apreciar las diferentes maneras en que puedes llevar un traje de sastre, con pantalón o con falda, ahora quiero motivarte a que te decidas por una opción fuera de lo acostumbrado. 
No está mal tener lo que yo llamo la opción “uniforme”, ese traje que te puede sacar de un apuro y por el que puedes decidirte rápidamente no importa la ocasión, de día o de noche. Este generalmente suele ser negro, azul marino o gris. Y por supuesto, es un básico en el fondo de armario de cualquier mujer. 
Sin embargo, hay vida más allá del traje negro, y divertirnos con la moda es uno de los placeres de los que podemos gozar y debemos aprovechar. Hay opciones para todos los gustos y presupuestos, que puedes encontrar desde Forever21 a …

Tips para encontrar la camisa blanca perfecta

La camisa blanca es el básico que no debe faltar en el clóset de toda mujer. Revisando mi clóset a finales del año pasado, me di cuenta de que tengo muchas camisetas blancas pero no una camisa en dicho color. Así que decidí lanzarme a la búsqueda de la opción perfecta. Pero, ¿cómo encontrarla? Aquí comparto contigo algunos tips:


Examina la tela y elige según tu necesidad
Este es obviamente el paso más importante pues la tela determinará la durabilidad de tu camisa y su versatilidad. Al evaluar que tela elegir, deberás tener en cuenta el clima del país donde te encuentres. Por ejemplo, en República Dominicana lo ideal son opciones frescas en telas que respiren como el algodón 100%. O si estás en un país donde el clima es variable según la temporada, deberás decidir si prefieres comprar tu camisa para la temporada de verano, en una tela como lino por ejemplo; o para la temporada de otoño-invierno, quizás en una mezcla de algodón con lana. 

Procura que sea una tela que se sienta suave y fle…