Ir al contenido principal

5 Tips para cuidar tu salud trabajando desde casa

Photo by Ekaterina Bolovtsova from Pexels

En mi último post te compartí Cómo me organizo para trabajar desde casa. Sin embargo, no sólo lograr el ambiente adecuado es importante para sacar el mayor provecho y adaptarte a la nueva situación. También existen ciertas medidas que debes tomar en cuenta para que el trabajar en casa no afecte tu salud mental ni física. 

Por eso quise escribir esta especie de continuación del post anterior donde te explico ciertas cosas que me ayudan cada día a mantenerme en óptimas condiciones.  

1. Empieza el día enfocándote y despejando la mente

Como dije en el post anterior es súper importante que sueltes el celular de vez en cuando, pero sobre todo recomiendo que comiences el día evitándolo cuando abras los ojos. En lugar de llenarte la cabeza con cadenas de whatsapp, noticias trágicas o influencers haciendo challenges en Instagram; inicia tu mañana con este pequeño ejercicio:

  • Haz al menos 5 respiraciones profundas
  • Estira el cuello, los hombros y los brazos mediante ejercicios de rotación. 
  • Da gracias por el nuevo día, reza o medita. 
  • Piensa en las cosas que sabes que tienes que hacer este día, y las que te gustaría lograr si tienes tiempo. 

Parece mucho, pero con al menos 10 minutos que dediques a esto, tus mañanas se volverán menos abrumadoras. 

2. Preocúpate por la iluminación y tu silla de trabajo
Generalmente las oficinas cuentan con mobiliario e iluminación específicamente diseñados para trabajar durante largas horas, pero es muy probable que en la casa no cuentes con las mismas opciones. 

En casa, recomiendo destinar un espacio específico para trabajar durante este tiempo. Así este espacio te ayudará a separar mentalmente las horas y el espacio de trabajo, de las horas y los espacios de descanso. 

Además de esto, trata de que en ese espacio de trabajo recibas suficiente luz natural. Que la luz quede frente a ti o de lado, nunca de espaldas para que no se refleje en la pantalla del computador. 

Y si tu silla no es una silla de trabajo ergonómica, es muy importante que revises tu postura mientras trabajas. Tus rodillas deben permanecer en un ángulo de 90 grados, coloca libros o revistas viejas debajo de tus pies si es necesario. También flexion las rodillas y estira las piernas de vez en cuando. Y procura descansar los codos sobre la mesa cuando estés escribiendo. 

3. Descansa los ojos
De la mano del punto anterior, es súper importante que cuides tus ojos. La mala iluminación, las largas horas ininterrumpidas ante la computadora y el mantener los ojos fijos en un punto, pueden convertirse en causa de agotamiento visual, síndrome del ojo seco, o hasta dolores de cabeza y migrañas. 

Si notas estos síntomas, nuevamente revisa que tengas la iluminación adecuada o ajusta el brillo de tu pantalla si es necesario. También descansa tus ojos cada hora o cada dos horas haciendo lo siguiente:

  • Tomando pausas de 10 minutos cada hora. 
  • Cerrando los ojos por 20 segundos de vez en cuando. 
  • Haciendo ejercicios de rotar los ojos hacia ambos lados o hacia arriba y abajo unas 3 veces al día.  

4. Vigila los snacks
Quien pueda decir que no está comiendo de más en estos días tiene toda mi admiración. Ya sea por la ansiedad, porque no tenemos otro sitio dónde ir que a la cocina o por el cúmulo de snacks que tenemos en la casa, “picar algo” constantemente se ha vuelto un deporte. 

En mi caso, ni siquiera estoy intentando evitar hacerlo, pero lo que sí me funciona es tener en casa snacks más saludables. Entre mis opciones favoritas están las nueces (maní, almendras o “cashews”) las cuales pongo en un pequeño bowl en mi escritorio. También me gusta tener chocolate amargo, pop-corn o galletas de avena. 

De vez en cuando hago el famoso pan de guineo con ingredientes más saludables como harina de avena, aceite de coco y miel en lugar de azúcar. O guardo frutas picadas en un bowl en la nevera. 

5. Muévete y estira los músculos
Es uno de los puntos más importantes. Intenta hacer estiramientos varias veces al día para mover tus músculos y relajar las articulaciones. 

Estos son algunos ejemplos de ejercicios que puedes hacer en un tiempo corto o hasta sentada en tu escritorio. Procura practicarlos no sólo durante la cuarentena, sino también incorporándolos a tu futuro modo de trabajar.


¿Qué otras cosas estás haciendo para mantenerte en salud? Cuéntame en los comentarios. 

Recuerda suscribirte a mi newsletter para que no te pierdas más tips para acompañar tu desarrollo profesional. ¡Suscríbete aquí!


Comentarios

Entradas populares de este blog

3 mantras que te ayudan a priorizar tu tiempo

 ¿Con la agenda llena y mucho estrés? Últimamente me repito estos 3 mantras que me ayudan a rápidamente priorizar y reenforcarme poniendo prioridad en lo más importante. ¡Ponlos en práctica! Photo by Mizuno K: https://www.pexels.com/photo/bored-woman-at-an-office-desk-12911180/ Mantra 1- Una cosa a la vez Mientras aprendes a organizar tu tiempo, es posible que te encuentres poniendo múltiples tareas en tu lista de pendientes, a veces muchas más de lo que puedes lograr en un día de trabajo. Posiblemente lo haces de manera inconsciente porque no has identificado tu tiempo productivo y la cantidad realista de tareas que puedes lograr (para eso te recomiendo leer mi artículo Beneficios de llevar un horario ). Entonces, cuando la lista se llena y sientes que el tiempo no alcanza, comienza el pánico, y el pánico paraliza. Al final terminas no haciendo una cosa ni la otra, porque ni siquiera sabes por dónde empezar.  La clave es repetirte el mantra "una cosa a la vez". Parece simple

7 Maneras de combinar tu camisa blanca a la perfección

La pieza más clásica de todas y la que no debe faltar en el clóset de ninguna mujer. Tener una colección de camisas blancas es la mejor manera de lucir elegante con bajo presupuesto. Aquí comparto con ustedes ideas frescas para combinar su camisa blanca favorita:

¿Cómo vestir esta temporada de otoño?

Descubre las claves para adaptar tu closet a la temporada de otoño 2023 sin gastar dinero en ropa nueva.  Si quieres lucir elegante en tu transición de verano a otoño, no hace falta que quiebres tu presupuesto. La clave está en conocer los truquitos y las tendencias que te pueden ayudar a elevar tus looks con piezas que ya tienes en tu closet.  Comienza por estos tres trucos básicos: Layering: superponer capas es una de las mejores maneras de mantenerte abrigada en los días más fríos sin tener que renovar por completo tu guardarropa. Ten a mano cárdigans, suéteres y vests para el día. Y aprovecha las chaquetas más elegantes para la noche o para el trabajo. También es la temporada para descansar los jeans y cambiarlos por leggings más calientitos o usar medias debajo de tus vestidos y faldas.  Calzado: Otoño es la temporada perfecta para guardar las sandalias y cambiarlas por botas o botines. Aún cuando lleves vestidos y faldas, ya se considera un toque más modernos usarlas con tenis o